Puntos de Vista

9 de octubre de 2011

Fuego fatuo

Te veo lejos y cuando me acerco a ti te vas, te apartas, me rehuyes. Se te ve tan cálida, tan alegre, tan mansa. Iluminas todo tu alrededor, haces que se vayan los problemas y temores. Si vivieses en un pantano transformarías el lodo en agua pura, si vivieses en un cementerio transformarías el luto en felicidad.

Aún así, hay algo hay en ti que no me gusta. Vienes de sitios marchitos, putrefactos, pero a a la vez eres tan viva y tan dulce... Ese aire de incógnito que te rodea y atrae. Esa niebla que oculta algo en ti.
Eres un fuego tallado a la perfección, un fuego precioso que alumbra todo y sana el caos y la destrucción que te voltea.

Te veo lejos y cuando me acerco a ti te vas, amparando ánimas perdidas.
Tal vez nunca te conozca, fuego fatuo. Tal vez nunca te tenga que conocer.

4 comentarios:

  1. A veces la belleza de ciertas cosas es percisamente su encanto enigmático. No es una tragedia no llegar a conocerlas, si así siempre las ves bellas y perfectas.

    ResponderEliminar
  2. Pues si cuando te acercas... te hacen una bomba de humo en toda regla... significará que no merece la pena, no?
    Aunque a veces la incertidumbre... ¡¡es mágica!! :)
    Besazos

    ResponderEliminar
  3. Me encanta como escribes.
    Yo con dejar de escribir hablaba metafóricamente. Te queda blog para rato :)

    ResponderEliminar
  4. me encanta! <3 tienes una nueva seguidora

    ResponderEliminar